Este es un tema que me encanta dar con lo niños. ¿Porqué? Digamos que cada niño
tiene cierta fijación con algún color! O al menos es lo que he descubierto en mis clases.

En mi caso, todos utilizan un tapete azul del mismo tono y no hay mucho problema por
eso, hasta el final de la clase justo antes de entrar al jardín secreto cuando les reparto un cojín de diferentes colores para que estén más cómodos y todos empiezan con un – Yo quiero el azul! – Yo quiero el rosa!- Yo también!- El verde no me gusta! y a veces no hay dos del mismo para más de un niño!. Entonces mi manera de que vayan conociendo y aprendiendo un poco más de los colores y sus tonalidades es justo eso. Hacer una clase con tema de los colores.

Hay unos cubos que tienen diferentes caras de colores que son súper útiles para esto. Si no hay en el lugar donde trabajas, los puedes encontrar fácilmente en alguna tienda que vendan material didáctico para guarderías, ludotecas, escuelas etc. O hacer uno hasta con hojas de papel. La temática es muy fácil, primero les explico el color con cada cara del cubo. Por ejemplo, si es amarillo, ir viendo que animales tienen color amarillo! Si es azul, que cosas de la naturaleza hay con ese color, así con mas opciones . Es ahí cuando ellos participan diciendo ejemplos como; abeja, jirafa, león, etc. Y así es como van saliendo las posturas.

La verdad es que es un tema muy extenso, incluso se puede dividir en dos o tres clases si es que vamos varias veces a la semana en esta institución, o simplemente podemos limitarlo a los colores primarios con los niños que cursan de primaria baja.

El chiste de todo esto no es solo que conozcan los colores y aprendan posturas con ellos, sino verlo como algo divertido. ¿Qué tal si después de ver varios colores ponemos una canción y cada que le pongamos pausa todos se quedan congelados en una postura? Suena bien ¿No? De esta manera, ellos también van asimilando los colores con otras cosas que también les gusten y no se limiten a lo que ya conocen.

Puede ser una gran herramienta para comentarles que debemos apreciar todos los
colores ya que todos tienen algo lindo. Así también evitamos el típico conflicto entre ellos de color es mejor que otro, o cual esta feo y cual es bonito. El resultado de hacer énfasis en esto, es que con el paso de los días y la constancia con que se les recuerde, es que después ellos mismos empiezan a decir, – el color que te toque de cojín esta bien- o a ser más pacientes en cuanto a esto y no enojarse si tal vez ya no alcanzaron un color que querían, ya que siempre habría otra oportunidad para que les toque.

Esta bien tener un color favorito claro, pero no quitarle el valor a los demás. Al final
nuestros gustos personales son los que nos hacen únicos y resaltan nuestra hermosa
personalidad.

Un tip extra es que podemos utilizar también es el juego del semáforo KAY con esos
colores. Como verán hay muchas maneras de que podamos llevar una clase con este tema y no es solo cosa de un día sino que lo podemos utilizar varias veces con diferentes versiones! Que divertido!

Aquí dejo un ejemplo de como hacer un cubo con hojas de colores para no gastar tanto
sino podemos hacerlo. Recuerden que si son recicladas mejor!

Love what you are reading? Check out the Kidding Around Yoga website, or better yet, sign up for a KAY teacher training and spread the love of kids yoga in YOUR town!

Translate »