Una técnica increíble que aprendí en mi entrenamiento de profesora de yoga para niños, fue la de el “bastón de la palabra”. No sólo se trata de una manualidad infantil sencilla y muy divertida, sino que además resulta una útil herramienta para ayudar a mantener el silencio y la comunicación ordenada ¡dentro y fuera de la clase! Parte de los increíbles beneficios del Yoga para niños es ayudarlos a mantenerse más tranquilos, relajados y positivos; el bastón de la palabra además ayuda a que los niños se calmen, guarden silencio y aprendan sobre el respeto a los demás, la importancia de escuchar y tomar turnos.

El bastón de la palabra es una técnica usada por siglos generación tras generación en muchas tribus de América. Cuentan historias y leyendas, que hace muchos años en el amazonas se reunian una vez por mes los monos, aves, felinos, humanos y otros animales para conversar y compartir sus experiencias y aprendizajes. Al haber tantos participantes en las reuniones con tantas cosas por compartir al mismo tiempo, resultaba imposible escucharse. Fue en una de estas reuniones donde un niño sugirió usar un palo para tomar turnos. Sólo podría hablar el que tuviera el bastón en la mano, y este podría hablar sin ser interrumpido hasta sentir que había podido expresar bien su idea. Existen muchas leyendas e historias alrededor del bastón de la palabra, puedes encontrar una muy linda aquí.

Crear un bastón de la palabra es sencillo, el mío lo hice a menos de una semana de haber terminado mi entrenamiento de profesora de yoga para niños Kidding Around Yoga. Disfruté mucho haciéndolo con mis hijos, y me ha ayudado mucho en la casa ¡incluso antes de empezar con las clases!

Para hacer un bastón hay que buscar una rama de aproximadamente 30 cm, aunque no existen reglas fijas, y puedes elegir cualquier rama que te guste, incluso alguna con formas divertidas, simplemente tener cuidado que los extremos de la rama no sean puntiagudos ni peligrosos para los niños. Los tubos de papel también sirven de base para decorar un bastón de la palabra.

Las posibilidades para decorarlo son tan amplias como la creatividad! Puedes usar limpia pipas, pompones, plumas, retazos de telas, pinturas de colores, lanas, escarcha, y lo que sea que se te ocurra!! Si es que tienes ojos locos queda muy divertido ponerle un par de ojos en la parte superior para darle personalidad! En este video puedes encontrar como hacer uno de forma sencilla, no limites tu creatividad y has uno con lo que tengas a mano!

Las reglas para usar el bastón son:
1) Sólo puede hablar la persona que tiene el bastón en la mano
2) Se pasará el bastón cuando quien habla se sienta escuchado y entendido
3) Los que no tienen el bastón no pueden opinar, responder ni interrumpir, sólo deben hacer que la persona que habla se sienta querida, respetada y escuchada.
4) El momento en que se saca el bastón es el momento de la comunicación, tanto de hablar como de escuchar poniéndose en el corazón y los ojos de quien sostiene el bastón.

El bastón de la palabra puede ser usado al iniciar la clase de yoga para niños con un grupo nuevo, pasarlo de mano en mano para que cada niño se presente, diga su nombre y cuente un poco sobre las cosas que más le gustan y diviérten. También es útil al final de cada clase en el círculo de cierre. En este espacio cada niño puede compartir cuál fue su momento favorito de la clase de yoga, cual fue su postura, juego, o canción KAY favorita. El bastón permite recibir retroalimentación por parte de los niños de manera ordenada y respetuosa.

Me encanta esta herramienta ya que contiene sabiduría de nuestros antepasados y nos ayuda de manera sencilla a sembrar orden y respeto en nuestros niños. Nos permite enseñarles sobre la importancia de escuchar con el corazón, y dar un tiempo y espacio a la palabra y el silencio.

¡Te invito a crear tu propio bastón y aprovecharlo dentro y fuera de la clase!

Translate »